El diario Gestión publicó recientemente un artículo interesante sobre el RSI (Retorno de la Inversión) que tienen los programas de perfeccionamiento de profesional o directivo en las organizaciones. La nota menciona que lamentablemente muchas veces los programas de capacitaciones no obtienen los resultados deseados.

En nuestra experiencia, vemos que muchas veces no se logran los objetivos de estos talleres por una falta de análisis riguroso previo.

Tanto las organizaciones como los proveedores deben tener en cuenta ciertos aspectos antes de realizar capacitaciones, ya que algunos factores internos de la empresa pueden sabotear el objetivo del proyecto y finalmente no ver ninguna mejora en los comportamientos.

Es importante considerar los siguientes aspectos claves antes de realizar un proyecto:

1. Fase de comprensión. Entender las necesidades internas y el propósito de la intervención.

2. Análisis de liderazgo. Conocer la estructura organizacional y el clima organizacional y sus competencias actuales de liderazgo. Algunas preguntas de apoyo:

  • ¿Cuál es plan de evaluación y los KPIs de la organización?
  • ¿Cómo es el modelo de procesos de liderazgo?
  • ¿Cómo es el análisis de plan de sucesión?
  • ¿Cómo es el sistema de recompensas?
  • ¿Manejo de gestión de rendimiento?
  • ¿Análisis sobre los habilitadores y deshabilitadores de liderazgo?
  • ¿Cómo es la percepción al cambio?
  • ¿Cuáles son los tabúes de la organización?

(Los parámetros actuales no deben contradecir los objetivos del
proyecto)

3. Definición clara sobre el plan, estrategia y objetivo del proyecto de desarrollo de liderazgo.

4. Diseño del programa. No solamente enfocarse en el contenido de los talleres vivenciales sino preocuparse del antes y después de los talleres.

5. Definir indicadores de evaluación sobre reacción, aprendizaje, comportamiento e impacto en el negocio.

6. Involucramiento de los altos directivos. La alta dirección tiene una gran influencia en la organización. El CEO es una figura clave y su liderazgo es fundamental. El equipo directivo establece no solo una dirección sino también el tono para resolver las cosas.

7. Finalmente, tener el valor como proveedor de decir NO cuando vemos que el proyecto no está bien alineado.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *